Destacado

“¿Qué es la mesa blanca? un plano neutro que puede decir lo que sea, dependiendo de la fantasía y  capacidad  del  hombre.  Es  el  más  blanco  de  los  blancos. No  contiene ninguna  receta;  nada  obliga  al  hombre  a  hacer esto o aquello, es  una  circunstancia extraña y única”  Alvar Aalto

Cuando comenzamos un proyecto  esa mesa  blanca  de  la que habla Aalto empieza  a llenarse;  con un programa, un lugar, referencias, ideas, utopías…

Este   blog   pretende  no  sólo   mostrar  mis  trabajos,  sino, todas  aquellas  imágenes, referencias  y  textos  que   forman  parte  de  mi  memoria  y  que de una manera consciente o inconsciente se plasman en la hoja en blanco.

Bukowski

12 de agosto de 1986

Hola, John:

Gracias por la carta. A veces no duele tanto recordar de dónde venimos. Y tú conoces los lugares de donde yo vengo. Incluso las personas que intentan escribir o hacer películas al respecto, no lo entienden bien. Lo llaman “De 9 a 5”. Sólo que nunca es de 9 a 5. En esos lugares no hay hora de comida y, de hecho, si quieres conservar tu trabajo, no sales a comer. Y está el tiempo extra, pero el tiempo extra nunca se registra correctamente en los libros, y si te quejas de eso hay otro zoquete dispuesto a tomar tu lugar.

Ya conoces mi viejo dicho: “La esclavitud nunca fue abolida, sólo se amplió para incluir todos los colores”.

Lo que duele es la pérdida constante de humanidad en aquellos que pelean para mantener trabajos que no quieren pero temen una alternativa peor. Pasa, simplemente, que las personas se vacían. Son cuerpos con mentes temerosas y obedientes. El color abandona sus ojos. La voz se afea. Y el cuerpo. El cabello. Las uñas. Los zapatos. Todo.

Cuando era joven no podía creer que la gente diera su vida a cambio de esas condiciones. Ahora que soy viejo sigo sin creerlo. ¿Por qué lo hacen? ¿Por sexo? ¿Por una televisión? ¿Por un automóvil a pagos fijos? ¿Por los niños? ¿Niños que harán justo las mismas cosas?

Desde siempre, cuando era bastante joven e iba de trabajo en trabajo, era suficientemente ingenuo para a veces decirle a mis compañeros: “¡Eh! El jefe podría venir en cualquier momento y echarnos, así como así, ¿no se dan cuenta?”.

Ellos lo único que hacían era mirarme. Les estaba ofreciendo algo que ellos no querían hacer entrar a su mente.

Ahora, en la industria, hay muchísimos despidos (acererías muertas, cambios técnicos y otras circunstancias en el lugar de trabajo). Los despidos son por cientos de miles y sus rostros son de sorpresa:

“Estuve aquí 35 años…”.

“No es justo…”.

“No sé qué hacer…”.

A los esclavos nunca se les paga tanto como para que se liberen, sino apenas lo necesario para que sobrevivan y regresen a trabajar. Yo podía verlo. ¿Por qué ellos no? Me di cuenta de que la banca del parque era igual de buena, que ser cantinero era igual de bueno. ¿Por qué no estar primero aquí antes de que me pusiera allá? ¿Por qué esperar?

Escribí con asco en contra de todo ello. Fue un alivio sacar de mi sistema toda esa mierda. Y ahora estoy aquí: un “escritor profesional”. Pasados los primeros 50 años, he descubierto que hay otros ascos más allá del sistema.

Recuerdo que una vez, trabajando como empacador en una compañía de artículos de iluminación, uno de mis compañeros dijo de pronto: “¡Nunca seré libre!”.

Uno de los jefes caminaba por ahí (su nombre era Morrie) y soltó una carcajada deliciosa, disfrutando el hecho de que ese sujeto estuviera atrapado de por vida.

Así que la suerte de, finalmente, haber salido de esos lugares, sin importar cuánto tiempo tomó, me ha dado una especie de felicidad, la felicidad alegre del milagro. Escribo ahora con una mente vieja y con un cuerpo viejo, mucho tiempo después del que la mayoría creería en continuar con esto, pero dado que empecé tan tarde, me debo a mí mismo ser persistente, y cuando las palabras comiencen a fallar y tenga que recibir ayuda para subir las escaleras y no pueda distinguir un azulejo de una grapa, todavía sentiré que algo dentro de mí recordará (sin importar qué tan lejos me haya ido) cómo llegué en medio del asesinato y la confusión y la pena hacia, al menos, una muerte generosa.

No haber desperdiciado por completo la vida parece ser un logro, al menos para mí.

Tu muchacho,

Hank

artes y oficios

Hace tiempo que no escribo y no voy a dar excusas de trabajo, tiempo, casa, familia. Si no escribía era porque no encontraba nada lo suficientemente motivador. Publicar sobre arquitectura es repetitivo, hay tantos blogs de lo mismo… publicar sobre el trabajo en el despacho me parece atrevido… Así que todas las semanas me planteaba publicar algo y todas las semanas desistía.

Hoy encontré aquello que me gustaría haber creado yo, lo había ideado pero nunca concretizado, que por desgracia es lo que ocurre con la mayoría de proyectos. El miedo y la pereza nos paraliza y deja a las ideas en eso, en ideas, sobre este tema hay mucho que decir, pero ahora no es el momento.

Ahora quiero publicar un proyecto que pretende valorar las Artes y Oficios tradicionales, y lo hace a pequeña escala, como empiezan todas las cosas buenas, promoviendo este tipo de trabajo que se realiza en un barrio de Lisboa.

Malta&Cª design cooperativo local, para a vida contemporânea.

Como ellos se definen “es una iniciativa que pretende responder a la creciente desaparición de las artes y los oficios locales, con una propuesta de valor social y un abordaje innovador utilizando prácticas ancestrales y un nuevo modelo de producción cooperativa.” Presentan y muestran el trabajo de los artesanos del barrio, apoyando de igual modo al artesano que lleva trabajando toda su vida en el oficio como a los nuevos emprendedores que se aventuran a recuperar una tradición poco valorada.

En este proyecto cabe toda iniciativa que se aleje de la industrialización y la producción en masa, cuando alguien recurre a estos Maestros lo que busca es la diferencia, esa es su plusvalía, y su camino a seguir. Claramente esta exclusividad no es valorada por todos de igual forma, no todos están dispuestos a pagar un valor mayor por una pieza que se puede encontrar más barata, por eso cuando recurramos a este tipo de trabajos debemos saber lo que queremos, debemos interesarnos por el producto final, sólo así sabremos apreciar el resultado. Por tanto, si queremos encargar un mueble debemos saber porque utilizar una madera u otra en función de su uso y localización, porque así sabremos lo que cuesta esa plusvalía que estamos a pagar.

Como anécdota decir que la primera vez que oí esta palabra portuguesa, Malta, fue en una reunión sobre un concurso, recuerdo perfectamente que Manuel no paraba de decir, “ah, no hay problema, esto “Malta” consigue hacerlo, y esto otro….”, yo salí de la reunión pensando que quería conocer a Malta, pues lo hacía todo. Así que pregunté a mi jefa quien era Malta, y entre risas me comentó, la “Malta somos todos”. La Malta somos las personas, y realmente somos capaces de mucho.

nuevo curso

Se acabó agosto, se acabó el verano.

 Y es verdad que el calendario me contradice, pero en septiembre quien no está trabajando está pensando en ello. Este mes es el de volver a la rutina, al día a día, atrás quedan los días de playa, las comidas multitudinarias, los aperitivos, las fiestas populares… en fin, atrás queda el jaleo y la multitud. Porque en pocos veranos faltan las masas de gentes, y aunque huyamos de ellas y elijamos un destino calificado como “poco turístico” no iremos a cenar a un restaurante vacío, porque para nuestro subconsciente la cantidad de gente es proporcional a la calidad del lugar… somos complicados y contradictorios.  

Además el verano es conocido por el tiempo perfecto para “hacer sociedad”, para salir, pasear y relacionarse (de ahí los famosos amores de verano), no hay verano sin amigos o familia, pero todo esto en septiembre empieza a desaparecer. Las personas con el frio, el trabajo y las preocupaciones terrenales comienzan a hibernar y dejamos de hablar de multitud para hablar de SOLEDAD, de otoño.

Y yo de alguna forma quiero desvalorizar esta soledad, estas ganas de autolapidarse, y afrontar estos meses venideros de una manera más positiva. Para ello me remito a este fragmento do Livro do Desassossego de Fernando Pessoa,  un escritor portugués que bien merece la pena conocer,  porque como bien entenderéis después de leerlo, no es culpa nuestra sentirnos así.

(…) “La libertad es la posibilidad de mantenerse aislado. Eres libre si puedes apartarte de los hombres, sin que te obligue a recurrir a ellos la falta de dinero, o la necesidad gregaria, o el amor, o la gloria, o la curiosidad, cosas que ni del silencio ni de la soledad pueden alimentarse. Si te resulta imposible vivir solo, es que naciste esclavo. Puedes poseer todas las grandezas del espíritu, todas las del alma: serás un esclavo noble, o un siervo inteligente, pero no serás libre. Y no es que sea culpa tuya esa tragedia, porque la tragedia de haber nacido así no es culpa tuya, sino exclusivamente del Destino consigo mismo. Ay de ti si, habiendo nacido libre, capaz de bastarte a ti mismo y vivir apartado, la penuria te fuerza a convivir. Esa sí es tu tragedia, la que arrastras contigo.
Nacer libre es la mayor grandeza del hombre, lo que hace al humilde ermitaño superior a los reyes y a los mismos dioses, que a sí mismos se bastan por la fuerza, y no por el desprecio de la fuerza”

Y acabo con una foto de mis vacaciones porque al menos tenemos todo el mes de septiembre para presumir de ellas, y decir que el verano ha sido espectacular (no pasa nada si exageramos en los adjetivos).

El ego del arquitecto

¿Nunca has pensado cuán de peligroso es un arquitecto? O mejor dicho cuán de peligroso puede llegar a ser el ego de un arquitecto, tal vez esté a exagerar, pero cuanto menos, muchas obras dañan la sensibilidad de quien las contempla.

Y uno se pone a pensar sobre las grandes ciudades y se da cuenta que suele suceder, al menos en Europa, que todas tienen su arquitectura histórica y anónima y tienen su edificio actual que o es un Calatrava, o un Foster… alguien con nombre. Son los dos puntos de referencia en las urbes de hoy en día, de una arquitectura anónima a una arquitectura con firma.

Personalmente, la mayor parte de las veces me quedo con esa arquitectura anónima, no es objeto de dudas que el Partenón de Atenas, el Panteón de Agrippa, la Catedral de Santiago o las Pirámides de Keops… (que por su ingenio constructivo y monumentalidad hay quien piensa que fue proyecto de los extraterrestre) son obras magnificas capaces de superar el ingenio de  cualquier obra actual y de las que no conocemos su arquitecto. De ahí que me parezca interesante el tema de conocer como surge la figura del arquitecto.

Si nos remontamos al pasado, la arquitectura de cualquier aldea surgía de forma espontánea, construida por los propios vecinos y caracterizandose por seguir un patrón constructivo racional, funcional y bello, lo que no quitaba que las casas fueran iguales pero diferentes. Muestra de ello es que admiremos los cascos antiguos de las ciudades, las aldeas de casas blancas del mediterráneo (que se conservan) o las de  pequeñas aldeas olvidadas de piedra… Son arquitecturas que no tienen nada que ver con el capricho formal de las modas y los artistas, no hay ego.

Las catedrales construidas por los gremios eran parte de esa arquitectura intemporal y fue así hasta que en el Renacimiento, en Florencia se planteó la construcción ambiciosa de una cúpula mayor de lo normal y que nadie se atrevía a construir, hasta que Brunelleschi, un maestro de obra muy inteligente, se le ocurrió una solución ingeniosa que le encumbró sobre los demás maestros. Los gremios cuestionaron la idea de Brunelleschi, lo que hizo que este los tirara de la obra y contratara gente sin especializar. Y así Brunelleschi levantó su espectacular cúpula sorprendiendo a todo el mundo, nació el arquitecto, o al menos el arquitecto “con nombre”, “el artista”.  La Iglesia vio en esa obra una forma magnifica de publicidad para atraer fieles y comenzaron a contratar arquitectos-artistas para intervenir en Roma, en el Vaticano.

Después de la Iglesia, fueron los monarcas quienes copiaron esta formula contratando a los grandes artistas de la arquitectura, la escultura y la pintura. Y la historia continua, y a día de hoy son los políticos quienes utilizan la arquitectura como una herramienta propagandística, plantando en las ciudades donde gobiernan hitos arquitectónicos y haciendo que compitan entre ellas por ver quien cuenta con más “artistas”, manifiesto de ello es la Ciudad de las Artes y las Ciencias, el Guggenheim de Bilbao, la torre Agbar y tantas obras, pues a día de hoy no hay ciudad que se precie que no cuente con un Foster, una Zaha Hahid, un Calatrava o un Gehry.

Si bien hay que marcar una diferencia entre Brunelleschi y su ingenio a la hora de resolver un problema constructivo, y Gehry o Zaha Hadid que parece que más que funcionalidad buscan espectacularidad.

Y claramente esto se ha traspasado a las poblaciones más pequeñas donde si el presupuesto no llega para pagar a un arquitecto de renombre internacional, se contrata a alguno que pretenda hacer una obra que destaque por ser una abuso de la arquitectura, una obra extravagante que poco tiene que ver con el entorno y que dista mucho del “buen gusto” (aunque esta palabra sea controvertida y difícil de definir) . Prueba de ello es la proliferación de centros culturales, deportivos, museos sin programa… (que es la grande baza de los políticos actuales) que buscan ser el nuevo hito del siglo XXI. Y para acabar, mencionar las rotondas, eso si es ingenio arquitectónico y escultura, esas rotondas de entrada a las pequeñas aldeas son sin lugar a dudas un tema aparte para estudiar.

Fuente 

algún día te darás cuenta que la vida es algo más que cultura

 

el arte urbano no es sólo Bansky

Lonely houses, fotografias de casas portuguesas

Portugal… si, otra vez vuelvo a hablar de este país, a veces puedo llegar a resultar pesada y monotemática, pero por esta serie fotográfica llamada “Lonely Houses” merece la pena ganarme dichos calificativos.

Manuel Pita, conocido como Sejkko (palabra japonesa que significa “niño sincero” y “poder de la verdad”), es el autor de las instantáneas. De él sabemos que es un cineasta de nacionalidad portuguesa pero criado en Venezuela que muestra su creatividad sobre todo en Instagram.

En la serie “Lonely Houses” el artista retrata casas portuguesas solitarias que por su entorno, colores o arquitectura las hace diferentes del resto y por tanto, especiales.

“Mis “casas solitarias” comenzaron a existir, de alguna forma, desde que yo era muy pequeño. Hubo un momento en que percibí que había una dicotomia en mi, entre lo que estaba viendo fuera, y lo que yo mismo estaba viendo desde mi interior. Mirando hacia atras, habiendo nacido en los trópicos, parecía hacer recuerdos de otra casa, una de colores muy suaves, sonidos sutiles y casi imperceptible. Los colores vibrantes de mi nueva casa me sorprendieron, me fascinaron, y contrastaban profundamente con lo que traía adentro de mi. Las mismas casas suelen tener esos colores tropicales y vibrantes del lugar donde nací. A veces, las personas que las ven, se sentirán confundidos: algunas casas  parecen perdidas y fuera de lugar. Otras, transmiten una sensación de abundancia o plenitud, de saber dónde estan, y de contener calor humano. Estas casas invariablemente, cargan elementos de mi crianza aún en mi, y de mi dicotomía. Hoy continúo buscando esa casa, que vive en mis vagos recuerdos desde siempre, en las máis tradicionales casas portuguesas. Todas las fotos son tomadas con mi celular, y editadas para mostrar lo que veo en ellas. Recientemente comence a interesarme mucho por documentar también sus personalidades, dentro del contexto geográfico y cultural de donde las encontré”.

Merece la pena ver y su trabajo y seguirlo en las redes sociales pues sus fotos de original encuadramento están llenas de color y contraste lo que las hace realmente bonitas.

Junio, el verano está más cerca

Día primero de junio, y aunque amanece nublado, comienza la cuenta atrás para el verano, para las vacaciones y  para viajar.

Agosto, claramente, no es la mejor época para conocer mundo, pues es sinónimo de hoteles llenos, precios que se disparan (Ryanair a precios de Iberia), playas abarrotadas, filas en todos lados, calor y más calor… pero es lo que hay, es el mes por antonomasia de las vacaciones y hay que adaptarse a las circunstancias y disfrutarlo. Además en estos años de crisis y explotación laboral poder tener vacaciones es un lujo y no un derecho como debería ser.

Una nueva investigación publicada en la Journal of Positive Psychology confirma que la gratificación instantánea que obtenemos al adquirir objetos como ropa, zapatillas de deporte o joyas caras es únicamente pasajera. Por el contrario, sentir experiencias que perduren para siempre en nuestro subconsciente y podamos recordar, estamos invirtiendo a largo plazo en un futuro verdaderamente feliz. A su vez, los expertos determinaron en base a una serie de encuestas que, aquellos que adquieren un objeto concreto, tienden a devaluarlo instantáneamente después de comprarlo. Lo mismo sucederá, en palabras de los investigadores, con todo aquello que obtengan pasado el tiempo. 

“Compramos cosas para ser felices, y tenemos éxito, pero solo por un tiempo. Las cosas nuevas son emocionantes para nosotros al principio, pero luego nos adaptamos a ellos”, explica, en declaraciones recogidas por la versión digital del diario Elite Daily, el investigador Thomas Gilovich

Así que nada mejor para sentir experiencias nuevas que aprovechar este tiempo para viajar, para ampliar la mente conociendo nuevos lugares y culturas, para comer, moverse y aprender. Yo ya me he autoconvencido, he renunciado a las compras materiales y preparo mi maleta.

moderna “del palo” busca mecenas

Ahora todo moderno/a que se precie tiene que escribir un blog: los que más abundan son los de “street style”, que son los que más gracia me hacen, para quien no este puesto en materia, estos blogs se basan en mostrar el atuendo o modelito de cada día que viste la persona en cuestión. Luego hay quien le da por la rama poética y literaria y publica en su blog textos de otros o incluso se puede aventurar a publicar alguno suyo. Tenemos muchos más, los de música, de coches, de viajesnuevas tecnologiasde “do it yourself” (mira que nos gustan los anglicanismos)… y ahora están muy en boga los que promueven la “vida sana”. Y también están los modernos del mundo del design y la arquitectura que publican obras de arquitectura, interiores de casas de otros modernos…

Esto blog para mi ha sido un medio para la investigación y recopilación de aquellas cosas que me gustan, ya sea de arquitectura, fotografia, ilustración, literatura… es como una galeria virtual. Y ahora expatriada de España es una forma de mostrar a mi familia y amigos parte de mi mundo que no puedo compartir directamente con ellos.  Pero ya va siendo hora que espabile… y es que hay quien a un blog le saca rentabilidad, por ejemplo a las famosillas del “street style” las marcas les regalan sus productos para que ellas las promocionen. Así que yo con una casa por amueblar y decorar voy a publicar aquellas piezas que me gustaría tener por si Vitra, o como soy una blogger de tercera, alguna marca de copias, como las webs bluesuntree, monoql, mimub… quiere patrocinar mi casa.

Empecemos por los Eames, uno de los objetos más vistos en todos los interiores de estos blogs de diseño son sus icónicas sillas de plástico en todos los colores posibles, ya son tan vistas e imitadas que han perdido su originalidad, lo que las hacía diferentes, lo que no quita que en ese afán de coleccionismo no quiera tener una… Así como su mecedora, el famoso pájaro negro, sus estanterías de módulos y, sobre todo, su silla de madera que recuerda al mobiliario de escuela.

De estética similar a los Eames, los muebles y accesorios de George Nelson, son menos copiados y más exclusivos, por eso me gusta, y por eso querría tener su reloj en forma de ojo.

 

Otro grande del diseño, es Hans Wegner, especializado en madera, sus diseños de muebles  han sido más que copiadas por multinacionales del mueble “low cost”, esto no quita para que todo modelo de este diseñador sea un elemento que imprime estilo y elegacia a un espacio interior.

Hay una lámpara que ya publiqué hace un tiempo que se llama Fortuny que ando buscando, eso si una copia de ella pues la original tiene un precio de 3.300 euros, una auténtica locura, y que yo sepa las lámparas, con excepción de las mágicas, lo único que hacen es consumir y no generar rendimientos.

Pero no sólo en el extrangero están los diseñadores de culto, en España tenemos una industria del mueble muy fuerte, y aunque no sean tan conocidos tenemos diseñadores del estilo de Wegner como podria ser Gregorio Vicente Cortés o el también arquitecto Javier Carvajal. Pero hay dos arquitectos-diseñadores que son mis favoritosme gusta especialmente la lámpara de Coderch, o la silla BKF creada desde el exilio argentino por un arquitecto español, Bonet, junto con Kuchan y Ferrari. Y mítica es la foto de la Casa Ugalde de Coderch con la silla BKF de Bonet.

Y por último, como uno de esos objetos de coleccionista que no sirven para nada, que es un capricho tonto, pero… quien tuviera dinero para esas cosas.

Wooden dolls de Alexander Girard, cada figurita en madera maciza y original de Vitra cuesta unos 130 euros… Ahora mismo la cosa no está para ir comprando caprichos, no llega ni para IKEA…  pero me vuelvo a remitir a este titular, se busca mecenas para hacer una casa adecuada a una bloggera, aunque sea del “palo” como me llamo hace poco tiempo un amigo.

arquitectura, el paso del tiempo

 « No concibo ni busco una arquitectura ideal. No existe la arquitectura ideal. El día en que exista una sola arquitectura, será el reino de la monotonía y la repetición. »  

Oscar Niemeyer

No hay un estilo arquitectónico único,  cada buena obra, proyecto viene condicionada por múltiples variables, el lugar donde se asienta, el presupuesto… la época.

“La Arquitectura es el testigo insobornable de la historia, porque no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, de su sociedad, cultura…” Octavio Paz

Y toda época tiene sus grandes obras, y en cada época se construye de forma diferente, se tienen diferentes pautas estéticas y el material principal va cambiando. Por eso no es de extrañar que para una misma función en periodos históricos diferentes se construya de forma totalmente dispar, y un claro ejemplo de ello son los templos cristianos. Antes se buscaba la monumentalidad, las grandes obras, se buscaba impresionar al hombre con la escala de la construcción, y ahora primordialmente hemos ganado en simplicidad, en diseños limpios y puros, en materialidad… Pero esto no quiere decir que una arquitectura de una u otra época sea mejor que la otra, son diferentes pero nos pueden llegar a emocionar de forma similar.