arquitectos prometedores

La revista Wallpaper Magazine ha hecho un listado de los que consideran son los 20 despachos jóvenes más prometedores de arquitectura en este año 2013.

Los estudios seleccionados se reparten por todo el mundo: Brasil, Canada, Japón, Grecia, Francia… y te dan la posibilidad de tener una visión de la arquitectura más contemporánea que se está llevando a cabo en todo el mundo. De esos elegidos voy a decantarme por lo ibérico y mostrar el trabajo de dos estudios: el español Langarita-Navarro y el portugués Phyd Arquitectura.

Langarita-Navarro está formado por María Langarita y Victor Navarro, trabajan juntos desde 2005 en Madrid, son los recientes ganadores del Premio Mies van der Rohe de talento emergente y como curiosidad añadir que él es hijo del afamado arquitecto Navarro Baldeweg.

Definen su trabajo como “Langarita-Navarro diseña y dirige equipos de trabajo impulsados por la innovación, la eficiencia y la imaginación. Ayudamos a conectar deseos y conocimiento, recursos y técnica, expectativas y experiencia”. La mayor parte de su trabajo son viviendas particulares donde reinventan las formas y materiales típicos llevando a cabo una arquitectura que queda lejos de la habitual, si bien se han hecho más conocidos por sus trabajos en el Matadero de Madrid o en la Serrería Belga con su proyecto para Medialab-Prado. 

Su obra más premiada es la Red Bull Music Academy, un proyecto efímero que queda enmarcado dentro del edificio Matadero de Madrid. Está planteado como una matrioska, no sólo en el sentido físico más literal, en el que uno queda incorporado en otro, sino también en un sentido temporal, en el que uno se da dentro de otro. Con la RBMA se inicia la programación de la Nave de la Música dedicada específicamente a la creación e investigación sonora. A partir de la instalación creada, y dado su carácter experimental, lo construido se plantea como una estructura temporal basada en criterios de adaptabilidad y reversibilidad que faciliten reconfiguraciones totales o parciales del espacio en el tiempo. El encargo pasaba por crear, en condiciones de urgencia, una infraestructura que fuese capaz, además de responder a necesidades técnicas y acústicas precisas, acelerar, favorecer y enriquecer una serie de relaciones artísticas muy intensas que se iban a dar entre los músicos participantes y a su vez añadir una envolvente o un escenario donde todo esto iba a ser registrado y archivado.

 

Phyd Arquitectura está dirigído por Paulo Henrique Durao licenciado en arquitectura por la universidad de Lisboa y que compagina su actividad en el despacho con clases en Lisboa y Madrid. Gran parte de su trabajo son residencias privadas repartidas por el territorio portugués como la Casa en Maia que la revista británica destaca,pero también tiene proyectos en Angola, Méjico, España o Mozambique, y firma en coautoría con el famoso arquitecto Campo Baeza la Porta Milano en el aeropuerto de Milán en el año 2009.

Sus proyectos se caracterizan por ser volúmenes limpios de hormigón generalmente horizontales donde el tratamiento de la luz juega un papel fundamental, la introduce en el interior de manera especial a través de aberturas o lucernarios donde el detalle es cuidado al máximo. Así como juega con la luz, juega con el espacio: con volúmenes horizontales que se comprimen para llegar a uno vertical que abre la perspectiva, una arquitectura de proporciones y medidas cuidadas.

 

Personalmente, tuve la oportunidad de hablar con el arquitecto portugués y comentar la difícil situación de la arquitectura en nuestros países, la emigración masiva hacia el norte… así que ver publicado que se le hace tal reconocimiento es una satisfacción porque podemos comprobar como la lucha por sobrevivir en nuestros países tiene, a veces, sus frutos.

Deja un comentario