Aires Mateus – Souto de Moura

El día 1 de Octubre, tuve la posibilidad de asistir a la conferencia de dos de los arquitectos portugueses más destacados del momento, Manuel Aires Mateus y Eduardo Souto de Moura. La conferencia era promovida por el núcleo de estudiantes de Arquitectura del Instituto Superior Técnico de Lisboa, con motivo de la exposición “Cincovezescinco” que mostraba los mejores proyectos de los alumnos del primer al quinto curso del año 2013/2014. Así esta temática se traslada a la conferencia donde ambos arquitectos muestran su primera y última obra, aunque esto no fue del todo cierto, pues como mencionaron la primera obra, en el sentido literal, siempre es una cosa pequeña que nunca sale del todo bien, así que ambos realmente muestran la obra que les impulsó realmente al reconocimiento.

Comenzó Manuel Aires Mateus con la Casa en Alenquer, una de sus obras más reconocidas pues se pone de manifiesto la tensión entre lo nuevo y lo antiguo y la geometría rígida y libre. La vivienda de dimensiones mínimas se asienta dentro de los límites marcados por los antiguos muros creando así esa tensión geométrica, donde las ventanas se contraponen y se crea un espacio misógino entre el interior y el exterior. Los muros son revocados del mismo material que la casa para que todo tenga el mismo lenguaje.

Como últimas obras en proyecto Manuel presenta dos concursos ganados recientemente,  una Mezquita en Burdeos y la Sede de una universidad de Arquitectura de Tournai, Bélgica.

En cuanto a la Mezquita definió el proyecto como “buscamos un espacio absoluto, una topografía continua, una arquitectura donde todo está conectado: los diferentes usos (del edificio), los senderos que se relacionan a través de la luz filtrada que las caracteriza. Un (cuerpo) entero sin partes”. El proyecto consta de tres niveles, uno a nivel de calle donde se ubican los espacios públicos y comercio,  uno superior que son aulas y espacios para la enseñanza iluminados mediante patios, y entre ambos aparecen los espacios de culto caracterizados por la abertura y la topografía. 

Por lo que respecta al proyecto de la Universidad de Arquitectura de Tournai, en Bélgica, se trata de un nuevo edificio que se asienta entre otros  ya existentes, un antiguo hospital y varias naves industriales, y lo que pretende es unificar dichos volúmenes, crear unas comunicaciones que permitan recorrer todo el espacio… y que la nueva universidad situada en el centro de la ciudad sea un lugar de encuentro: “Lo que hicimos con este edificio fue unir todos los niveles [de la escuela] garantizando [a través de él], todas las circulaciones verticales y horizontales, tanto dentro de la universidad y como entre las plazas”. De la materialidad y el impacto en la ciudad Manuel comenta: “Queremos ver el edificio lo más neutral posible, que se deje ver apenas un telón de fondo. Estamos interesados ​​en la idea de la memoria y, sobre todo, queremos trabajar la arquitectura no sólo como un medio, sino principalmente como espacio”. 

Después tomo la palabra Souto de Moura (aquí es donde tuve que concentrarme para entender su portugués cerrado y su lenguaje irónico), nunca había asistido a una conferencia de él, y si ya era uno de mis arquitectos preferidos aun consiguió convencerme más, por su realismo, su ironía, su forma de ser y su arquitectura aparentemente sencilla y respetuosa.

Presentó como primer proyecto la Casa das Artes, en Oporto, proyectada en 1981 y edificada en los jardines de un antiguo palacete, fue un concurso en el que Souto de Moura ganó a sus antiguos profesores lo que le motivó de sobremanera y supuso su primera gran obra en solitario. Se trata de una obra silenciosa y discreta, capaz de unificar modernidad y tradición, con el uso de los colores primarios que se buscan en los materiales locales. “Cualquier tipo de intervención en aquel lugar no debía interferir con el Jardín existente. Más que proponer, fue necesario omitir, más que diseñar fue necesario raspar, más que componer fue necesario ser simples como rigor de respuesta”. El edifico que utiliza el muro como idea mimética de integración es desarrollado siguiendo un simple esquema geométrico que coloca un foyer/sala de exposiciones entre dos salas: una destinada al cine y otra, un auditorio.

Como último proyecto construido, Souto de Moura presentó unas viviendas sociales construidas en las islas Azores, el proyecto que tiene que optimizar la relación coste/calidad, se diseña conforme a las casas tradicionales de la isla, creando una reinterpretación moderna de las mismas, construidas íntegramente como un volumen de hormigón de cubierta a dos aguas, con chimenea y con un horno exterior. Hay mucha controversia con estas viviendas pues pretendían ser sociales y no están siendo vendidas por problemas de financiamento, y porque los habitantes de la isla están acostumbrados a casas mayores y con un pequeño huerto y ven estas viviendas como casas de veraneo. En la misma zona el equipo de Souto de Moura construye unas instalaciones de estructuras ligeras con un uso sanitário, un pequeño bar e apoyo para las pequeñas embarcaciones del lago. Se plantea una estructura prefabricado tipo las case house study americanas por el poco impacto que tiene en el paisaje y por querer ser una minimalista intervención.

 

Deja un comentario