¿Arquitecta en Portugal?

 

No he abandonado este blog, no podría hacerlo debido a las innumerables satisfacciones que me ha dado y al conocimiento que me aporta, es mi excusa para informarme de cosas  que  aun gustándome, muchas veces por pereza, he ido dejando.

Gracias a este blog y la presentación que hace de mi, tengo la oportunidad de entrar a trabajar en uno de esos despachos de arquitectura que desde hace mucho tiempo admiro, Aires Mateus. Esta pareja de hermanos se ubican en Portugal, concretamente en Lisboa. Así que hago las maletas, por segunda vez al país luso, con la incertidumbre  que se tiene cuando no sabes que va a pasar, cuando sabes que las perspectivas de trabajo en el futuro son escasas.

¿Por qué esta apuesta por Portugal?

Hace ya algún tiempo, un profesor de proyectos, José Rubio, nos comenzó a hablar en clase de Portugal y su arquitectura. Ese país vecino que muchas veces ignoramos comenzó a mostrarme una arquitectura contemporánea pero arraigada al lugar, una arquitectura detallada, cuidada… Nos fuimos empapando hasta conocer toda la obra de los grandes como Siza o Souto de Moura, de sus maestros como Távora y de talentos más jóvenes como los hermanos Aires Mateus, Nuno Brandao Costa o Cristina Guedes y Francisco Campos.

Un viaje a Oporto, con dicho profesor, nos acabó por mostrar el motivo de tan buena arquitectura, la inspiración de estos arquitectos: sus calles empedradas, sus tiendas con estructuras de hierro fundido, las escaleras y sus barandillas, los lucernarios, sus puertas y ventanas de dimensiones alargadas… Todo esta envuelto con un aire decadente encantador, un aire místico, Portugal ha sabido conservar la belleza del pasado sin perder por ello un ápice de modernidad.  Lo mismo te puedes encontrar el bar más actual con lo último en decoración como el que ha sabido conservarse décadas de años después, es totalmente meritorio el hecho de saber aunar tradición y modernidad.

Después de este viaje, cuando tuve la oportunidad me fui a Oporto con una beca de prácticas, y una vez comienzas a vivir en el país te acostumbras fácilmente a él. Viajar, bañarme en las piscinas de Siza, entrar en la iglesia de Santa Maria, visitar el estadio de Braga de Souto de Moura… recorrerme la ciudad, pasearla e ir descubriéndola fue mi mayor afición.

Un año después vuelvo al país, esta vez a la capital, a Lisboa.

Esa ha sido mi primera elección como arquitecta recién licenciada, continuar mi aprendizaje, y para ello, tenía que continuar en un país donde no me siento una extranjera y donde se hace una arquitectura con la que me siento identificada.

He elegido el país de al lado y un mal momento económicamente, por lo que espero no arrepentirme y no tener que empezar a estudiar alemán a la carrera.

Llevaba tiempo sin escribir porque estaba en Lisboa detallando los pormenores de mi estancia ahí, viviendo sus fiestas y buscando un trabajo que durante estos meses de verano me permita conocer en profundidad el país, sus gentes, su arquitectura y sus costumbres.

Para acabar con este post tan personal quiero poner el enlace a un relato también muy personal de una becaria que cuenta sus comienzos en el despacho de Álvaro Siza. http://premioestagiosoasrs.wordpress.com/2013/05/30/um-estagio-em-portugal-e-no-mundo-com-alvaro-siza-ana-silva/

Deja un comentario