una visión diferente

 

Ver a artistas en su versión más desenfadada no es tan extraño como ver a arquitectos disfrazados de sus edificios, jugando con su cara más amable…

Los pintores como Warhol, Picasso o Dalí siempre nos han mostrado uma imagen polémica, extravagante, curiosa y la mayoría de veces divertida. Dalí nos muestra en muchas fotografías toda su iconografía como los rinocerontes, elefantes, langostas… además de jugar con su identificativo bigote. Warhol, precursor del pop-art vivió, tuvo una vida muy agitada jugando muy bien su papel de gurú de la modernidad ante los medios. Se relacionó con multitud de artistas, arquitectos, intelectuales, pintores… Uno de ellos, fue Picasso, iniciador del cubismo y uno de los artistas más prolíficos, a parte de su magnífica obra, nos deja curiosas imágenes de su vida más personal.

Como se ha dicho anteriormente, ver a arquitectos fotografiados con una imagen más distendida es menos habitual, así sorprende ver a arquitectos disfrazados de sus edificios, a alumnos de escuelas como la Bauhaus en representaciones, o aún más, a arquitectos tan célebres como a Philip Johnson con su sombrero en forma de edificio.

También es cierto, que antes los arquitectos daban más esta imagen lejos de la seriedad para acercarse a la modernidad, a las nuevas tecnologías y en cierto modo para crear una imagen identificativa de su persona. Por eso, son los arquitectos del cambio, convertidos hoy en grandes maestros e incluso iconos, así cuando pensamos en la persona de Mies van der Rohe nos viene a la mente alguna imagen fumando, al igual que al pensar en Le Corbusier lo relacionamos con sus redondas gafas.

Otro tipo de imagen mucho más desenfadada, es la que nos dan los Eames, la genial pareja nos enseñaban su proceso creativo y sus diseños a través de una imagen novedosa para la época, estableciendo así una conexión de innovación entre producto y forma de venderlo.

Los arquitectos de hoy en día son menos proclives a este tipo de imágenes, aunque si bien es cierto, que siendo escasos, alguno hay.

Deja un comentario