arte para jugar y experimentar

Me ha pasado muchas veces ir a un museo de arte contemporáneo y pensar que me están vendiendo humo, aun así sería muy injusto decir que este tipo de arte es muchas veces un engaño.

Existen artistas que su obra nos transmite un mensaje de la forma más original, como es el caso de los que hoy presento, Ernesto Neto, Tomás Saraceno o la japonesa Toshiko MacAdam.  

La obra de los tres investiga materiales para el diseño de ambientes, proponiendo al espectador una situación táctil e inestable, un espacio propuesto que apunta a la posibilidad de una experiencia sin bordes, sin dureza y sin estabilidad que se postula como una alternativa a la contención corporal propuesta por los protocolos sociales y arquitectónicos tradicionales.

Figuras flotantes en el paisaje, telas de crochet de colores donde los niños juega, vuelos en globo a través de cielos despejados, burbujas gigantes brillando entre los árboles como cápsulas de ciencia ficción; ciudades voladoras como nubes flotando sobre un paisaje ralo; la imagen del hombre empequeñecida por sus propios inventos y por la extensión infinita del paisaje; cuerpos hundidos en una masa transparente, abstracta, en casi todas las obras se crean unas estructuras que apelan la potencia y belleza de la naturaleza. 

Considero este tipo de instalaciones un arte tangible que es capaz de transmitir una experiencia para los sentidos y la mente nueva, original y bonita.

Ernesto Neto es uno de los artistas más destacados de Brasil. Sus sugerentes esculturas son como hábitats. Al adentrarnos en ellas, nos sumergimos en un mundo sensorial. Desde que en 1995 comenzara a exhibir sus esculturas en el circuito artístico internacional, su arte ha formado parte de las principales exposiciones en galerías y museos de todo el mundo, como recientemente el Guggenheim de Bilbao. 

“La amistad, la familia, son cosas mucho más importantes. Hay que comer, hay que trabajar, no hay duda, pero estamos en la vida para brincar, para jugar, la alegría es parte de la vida. La vida no es fácil, pero eso no significa que el dolor, el sufrimiento, sean la manifestación más profunda de la vida. No, es natural estar alegre, vivir con más armonía, con corazón y cariño”.

Toshiko MacAdam es una artists japonesa cuya obra se asienta en el material textil. Realiza instalaciones muy coloridas a gran escala con crochet o nylon formando unas estructuras especiales para que los niños, y los no tan niños, jueguen.

Tomás Saraceno nació en Argentina en 1973, pero es un artista nómada que actualmente trabaja y vive en Alemania. Su obra toma como principales fuentes de inspiración tanto la ciencia como la naturaleza misma, a partir de ellas el artista replantea la forma en que vivimos y nuestra relación con los otros, las ideas y percepciones sobre la transformación de las propiedades y hasta la nacionalidad. Cuestionando así nuestros conceptos acerca de la estabilidad del entorno construido y la estructura de los entornos urbanos. .

“No me interesa hacer una diferenciación entre arte y arquitectura; toda clasificación es limitada, creo mucho más en un diálogo interesante, enriquecedor, entre arquitectura, sociología, literatura, psicología, antropología”.

Deja un comentario