artes y oficios

Hace tiempo que no escribo y no voy a dar excusas de trabajo, tiempo, casa, familia. Si no escribía era porque no encontraba nada lo suficientemente motivador. Publicar sobre arquitectura es repetitivo, hay tantos blogs de lo mismo… publicar sobre el trabajo en el despacho me parece atrevido… Así que todas las semanas me planteaba publicar algo y todas las semanas desistía.

Hoy encontré aquello que me gustaría haber creado yo, lo había ideado pero nunca concretizado, que por desgracia es lo que ocurre con la mayoría de proyectos. El miedo y la pereza nos paraliza y deja a las ideas en eso, en ideas, sobre este tema hay mucho que decir, pero ahora no es el momento.

Ahora quiero publicar un proyecto que pretende valorar las Artes y Oficios tradicionales, y lo hace a pequeña escala, como empiezan todas las cosas buenas, promoviendo este tipo de trabajo que se realiza en un barrio de Lisboa.

Malta&Cª design cooperativo local, para a vida contemporânea.

Como ellos se definen “es una iniciativa que pretende responder a la creciente desaparición de las artes y los oficios locales, con una propuesta de valor social y un abordaje innovador utilizando prácticas ancestrales y un nuevo modelo de producción cooperativa.” Presentan y muestran el trabajo de los artesanos del barrio, apoyando de igual modo al artesano que lleva trabajando toda su vida en el oficio como a los nuevos emprendedores que se aventuran a recuperar una tradición poco valorada.

En este proyecto cabe toda iniciativa que se aleje de la industrialización y la producción en masa, cuando alguien recurre a estos Maestros lo que busca es la diferencia, esa es su plusvalía, y su camino a seguir. Claramente esta exclusividad no es valorada por todos de igual forma, no todos están dispuestos a pagar un valor mayor por una pieza que se puede encontrar más barata, por eso cuando recurramos a este tipo de trabajos debemos saber lo que queremos, debemos interesarnos por el producto final, sólo así sabremos apreciar el resultado. Por tanto, si queremos encargar un mueble debemos saber porque utilizar una madera u otra en función de su uso y localización, porque así sabremos lo que cuesta esa plusvalía que estamos a pagar.

Como anécdota decir que la primera vez que oí esta palabra portuguesa, Malta, fue en una reunión sobre un concurso, recuerdo perfectamente que Manuel no paraba de decir, “ah, no hay problema, esto “Malta” consigue hacerlo, y esto otro….”, yo salí de la reunión pensando que quería conocer a Malta, pues lo hacía todo. Así que pregunté a mi jefa quien era Malta, y entre risas me comentó, la “Malta somos todos”. La Malta somos las personas, y realmente somos capaces de mucho.

Deja un comentario