azulejos

Azulejo deriva de la palabra árabe (al zulej) que significa piedra lisa y pulida. Y es que fue durante la ocupación árabe de la Península Ibérica que se introdujo este material de cerámica mural. 
Hasta finales del siglo XV, los andaluces producian grandes cantidades de placas de barro cubiertas com un vidrado colorido y uniforme que, una vez cocidas, cortaban en fragmentos geométricos conbinándolos para formar diseños decorativos.

En 1498 el rey de Portugal D.Manuel I viaja a España y se queda deslumbrado con los revestimientos cromáticos de los interiores moriscos. Y es él quien exporta los primeros azulejos a Portugal pensando en edificar sus residencias de manera semejante a los edificios visitados en España. El Palacio Nacional de Sintra que sirvio de residencia al rey es uno de los mejores ejemplos

A finales del siglo XVI surge una transformacón tecnica del que llevo al azulejo que hoy en dia conocemos.
Lisos, con patrones, pintados a mano, azules, rojos… si bien es cierto que empezaron en España es Portugal la que es conocida por sus fachadas de azulejos coloridas.

Pero el azulejo no es una cosa del pasado, actualmente son muchos los arquitectos que revisten sus obras con este material, así tenemos como ejemplos la “Casa da Musica” de Rem Koolhaas en Oporto, el Farol de Santa Marta de Aires Mateus en Cascais, el “Oceanário” de José Campos en Lisboa… También el afamado Siza bebe de la tradición portuguesa de crear murales pintados con motivos religiosos, así podemos ver el de la Iglesia de Marco Cananvezes o en Fátima.

Actualmente vemos inmensas aplicaciones de azulejos en ambientes interiores, decorando baños y cocinas, formando paneles decorativos… Y por último la moda colorida del azulejo a traspasado la arquitectura aplicandose a todo tipo de objetos.

Deja un comentario