de vuelta al trabajo

Primer día de la semana, primer día del mes, primer día de trabajo… (esta entrada va con retraso, pero es que los primeros días cuestan)

Después de pasar un mes en España de vacaciones vuelvo a Lisboa, vuelvo al estudio Aires Mateus con muchas ganas de saber que nuevos proyectos vendrán. Mientras esperamos las novedades, me gustaría recordar una exposición de los Aires Mateus para la bienal de Venecia 2010,  VOIDS, y lo hago porque es una muestra muy significativa de lo que es la “marca” y filosofía del despacho.

Voids (vacíos) es el titulo elegido para la exposición comisariada por Kazuyo Sejima, donde arquitectos, artistas e ingenieros mostraban como el pensamiento arquitectónico puede generar ideas capaces de responder positivamente a un presente caracterizado por mudanzas intensas, rápidas y paradigmáticas.

Los Aires Mateus eligen para la exposición ocho casas diseñadas a partir de la topografía y de sus posibilidades de actuación, teniendo como resultado ocho casas únicas, cada una con una identidad formal y espacial diferente. El título surge de que la forma y el espacio son indisociables, el espacio es un vacio, un puñado de aire enfrascado por una materia que define un límite. Y en estos proyectos el vacio es, de alguna manera, el elemento generador y el resultado, las casas parecen más estar a sugerir límites que imponer fronteras entre el interior y el exterior. Voids se desarrolla en dos direcciones, por una lado, habla sobre la experiencia humana del espacio y, por otro lado, sobre la creación de espacios que se transforman en prolongamientos y partes de la naturaleza.

La exposición está formada por cuatro grandes masas blancas que emergen de una noche negra donde la iluminación revela con golpes de luz los diferentes proyectos. Se crea así un juego de percepción, de modo que, unas veces las casas están asentadas en el terreno como si allí hubieran aterrizado, acentuando su carácter de añadido y marcando una fuerte intención arquitectónica y otras veces, son puros prolongamientos e aprovechamiento de los accidentes topográficos. En el primer caso, el gesto es impresivo, en el segundo, es transparente y casi silencioso.

Deja un comentario