Junio, el verano está más cerca

Día primero de junio, y aunque amanece nublado, comienza la cuenta atrás para el verano, para las vacaciones y  para viajar.

Agosto, claramente, no es la mejor época para conocer mundo, pues es sinónimo de hoteles llenos, precios que se disparan (Ryanair a precios de Iberia), playas abarrotadas, filas en todos lados, calor y más calor… pero es lo que hay, es el mes por antonomasia de las vacaciones y hay que adaptarse a las circunstancias y disfrutarlo. Además en estos años de crisis y explotación laboral poder tener vacaciones es un lujo y no un derecho como debería ser.

Una nueva investigación publicada en la Journal of Positive Psychology confirma que la gratificación instantánea que obtenemos al adquirir objetos como ropa, zapatillas de deporte o joyas caras es únicamente pasajera. Por el contrario, sentir experiencias que perduren para siempre en nuestro subconsciente y podamos recordar, estamos invirtiendo a largo plazo en un futuro verdaderamente feliz. A su vez, los expertos determinaron en base a una serie de encuestas que, aquellos que adquieren un objeto concreto, tienden a devaluarlo instantáneamente después de comprarlo. Lo mismo sucederá, en palabras de los investigadores, con todo aquello que obtengan pasado el tiempo. 

“Compramos cosas para ser felices, y tenemos éxito, pero solo por un tiempo. Las cosas nuevas son emocionantes para nosotros al principio, pero luego nos adaptamos a ellos”, explica, en declaraciones recogidas por la versión digital del diario Elite Daily, el investigador Thomas Gilovich

Así que nada mejor para sentir experiencias nuevas que aprovechar este tiempo para viajar, para ampliar la mente conociendo nuevos lugares y culturas, para comer, moverse y aprender. Yo ya me he autoconvencido, he renunciado a las compras materiales y preparo mi maleta.

Deja un comentario