maquetas de hormigón

La semana pasada hicimos en el despacho un workshop donde aprendimos a hacer maquetas de hormigón, concretamente hicimos unas letras en cubos de 20x20x20cm y unas piezas más pequeñas que eran unas casas. La metodología a seguir es la siguiente:

1. Hacemos el molde y encofrado de la pieza, para ello haremos un cubo que rellenaremos con el negativo de aquello que queramos tener. Los materiales que utilizamos son el corcho blanco (de menor densidad para desencofrar es más fácil) si no queremos que se quede marcada la textura rugosa del corcho podemos utilizar un corcho azul que tiene las paredes lisas o podemos añadirle a las paredes del corcho blanco cartón grís lacado para que no deje las fibras. Una vez listo el cubo con el negativo en corcho se pone vaselina a las paredes y se asegura bien el cubo con cola y celo marrón para que con el empuje del hormigón no se mueva la pieza.

2. Hacemos el hormigón, en este caso, no fue hormigón propiamente dicho pues dado el pequeño tamaño de las piezas no pusimos áridos, lo que hicimos fue mezclar cemento con agua. Las proporciones fueron más o menos un 55-60% de agua en relación a la cantidad de cemento y fue batido con una black-decker con una varilla. Hicimos varias amasadas, primero con cemento blanco, luego con gris y por último con colorante que se añade antes de poner el agua. Es importante que la mezcla esté bien proporcionado puesto que si tiene más agua evaporará y la pieza menguará, y si tiene más hormigón del que debiera no llegará a todos los rincones del molde, por eso además es importante a la hora de vertirlo mover bien la maqueta para asegurarnos que cubre toda la superficie.

3. Desencoframos la pieza, dejamos secar al menos 24 horas, y aun así veremos que al quitar el corcho la pieza de hormigón dura está caliente debido a que aun continua la reacción química de endurecimiento del hormigón. Se puede desencofrar quitando el corcho con ayuda de tijeras, cutter, espátula y acetono o quemando el corcho blanco, pero así el hormigón queda con una pátina negra. Para un mejor acabado se lijan las paredes de la pieza y si el hormigón es blanco hay que ponerla al sol para que quede más blanca.

Las maquetas adquieren el peso y la fuerza del hormigón y es una buena técnica para hacer objetos como ceniceros, macetas, bancos…

Deja un comentario