métodos de trabajo: Koolhaas

Polémica, controvertida… una arquitectura que no deja indiferente a nadie, así es la obra de Rem Koolhaas y su grupo Office for Metropolitan Architecture (OMA)

Como  no es correcto criticar sin saber, he querido conocer como llega a esa arquitectura que tan alejada parece del lugar, cual es su motivación y su método a seguir.

Su motor de proyecto es el concepto (“Creo que cada vez somos más productores de conceptos, no ejecutores del programa”). Así Koolhaas pone el énfasis en la elaboración de un concepto que medie entre programa y forma, creando una arquitectura que transforme la realidad en la que se asienta. Por tanto, no hay ligazón entre su arquitectura y las condiciones del lugar porque lo que pretende  es crear una arquitectura universal y global. Una arquitectura de lo esencial, donde la idea recibe forma constructiva defendiendo la libertad de modelos, lo que hace que se incline a manifestaciones con carácter futurista. En cuanto al programa, se convierte en un referente lejano que impulsa el proyecto, pero que nunca lo determina, pues como hemos dicho, recurre a una arquitectura con un marco flexible y abierto.

Su trabajo consiste fundamentalmente en la producción de conceptos, dentro de una lógica fabril y un sistema pretendidamente industrial, así lo explica Moneo en su libro “Inquietud teórica y estrategia proyectual”, “Aparece siempre en su arquitectura-y él insiste mucho en ello, como si se tratase de una incontrovertible prueba de contemporaneidad-, el deseo de mostrar su trabajo como producto; la arquitectura, por tanto, como bien producido por la industria -el trabajo del arquitecto no es muy distinto al de los industriales-; el estudio de la arquitectura como factoría: algo que ya había conseguido un artista como Andy Warhol. Así se explica que el estudio de Koolhaas siempre haya sido más un taller que una escuela. La arquitectura es una empresa colectiva“.  Aun así el proceso de producción de los conceptos difiere de una cadena de montaje industrial, ya que intenta que todo el proceso sea llevado por el mismo equipo: “Intentamos transgredir la noción de la producción arquitectónica como una sucesión de etapas independientes del trabajo. Tradicionalmente, el concepto para un proyecto se elabora por gente con un tipo de inteligencia, luego se desarrolla por gente ligeramente menos instruida, de mente estrecha, luego pasa por otro nivel y así sucesivamente. En nuestro trabajo, el mismo equipo intenta desarrollar todo el proceso a cada nivel con eso es, desde luego, que es extremadamente poco convencional”.

Sobra decir, que personalmente no comparto su visión de la arquitectura, tal vez, por mi formación arquitectónica influida por la arquitectura portuguesa, de Aalto, Moneo, Zumthor… y otros muchos  que defiende la irrigación de las edificaciones al lugar.

Por último, mostrar algunos de sus edificios más simbólicos y compartir las curiosas imágenes donde se compara su obra con edificaciones vistas en la saga La Guerra de las Galaxias.

 

 

Deja un comentario