René Magritte

Pintor surrealista belga pretendía con su trabajo cambiar la percepción precondicionada de la realidad y forzar al observador a hacerse hipersensitivo a su entorno.

Con un juego de imágenes ambiguas y leyendas quería que el espectador se cuestionara la relación entre un objeto pintado y un objeto real,  de hecho el no se consideraba un artista plástico, prefería ser conocido como un pensador que se expresaba con ayuda de la pintura. Sus verdaderos intereses fueron la poesía y la filosofía, algunos de sus autores favoritos eran Hegel, Heidegger y Sartre, si bien es cierto, que fue con Foucault con quien mantuvo una relación más fructífera, cuestionando el viejo tema platónico de la relación entre imagen, lenguaje y realidad.

Con el mismo tema, también se vio influido por Nietzsche, quien defendía que en realidad no tenemos nada más que metáforas de las cosas, y que esas metáforas no pueden ser identificadas de ninguna manera con su esencia original, porque entre el signo/máscara y el mundo no existe ninguna relación natural.

Magritte escribió que “Todo tiende a hacer pensar que existe poca relación entre un objeto y eso que lo representa”. El mundo no es un modelo original que el lenguaje copia ni el lenguaje es, o expresa, algo eterno y absoluto. Las palabras y las imágenes deben ser liberadas de su empecinamiento en nombrar, algo que en última instancia sólo tiene como propósito utilizar y controlar el mundo de los objetos.

Más allá de la imagen vaga que podemos tener de Magritte, de pintor surrealista que se dedicó a pintar un hombre con sombrero y vestido de negro, existe una teoría filosófica muy interesante, por ello, es recomendable leer este artículo .

 

Un pensamiento en “René Magritte

Deja un comentario