top 5: Mis lugares lisboetas

Voy a inaugurar una nueva rutina semanal que va a ser un top 5, al principio quería relacionarlo con Lisboa, ciudad en la vivo, pero como eso de atarme no me gusta, voy a dejarlo en un top 5 “a secas”.

Hoy por empezar por todo lo alto, voy a hacer mi top 5 de sitios de Lisboa.

1. Largo do Carmo

Es un lugar emblemático, cargado de significado histórico pues ahí se encuentra el Convento del Carmo, semiderruido, símbolo del terremoto y posterior tsunami de 1755, o el cuartel de la Guardia Nacional Republicana donde el 25 de Abril tuvo lugar la rendición del “Estado Novo” frente a los militares del “ Movimento das Forças Armadas”

También la plaza da acceso a la parte superior del elevador do Carmo, una obra espectacular de hierro que sirve de mirador sobre la baixa. Pero lo que me gusta de esta plaza es su ambiente bucólico generado por ser un espacio recogido, en piedra, por estar rodeada de jacarandas que en primavera llenan la plaza de color violeta y, sobre todo, por la fuente que la corona.

2. Jardim das Amoreiras

No es ni un lugar histórico ni especialmente significativo, por ello a penas se ven turistas, pero a mi me gusta, está franqueada por un lado por parte  del acueducto que abastecía de agua a Lisboa y con un reservatorio de agua, que es un lugar impresionante que merece la pena visitar, Mae d’Agua. En general me parece un lugar muy tranquilo, una especie de oasis muy agradable en verano y que tiene un quiosco con óptimas comidas ligeras, música agradable y siempre tienen a tu disposición diferentes revistas y periódicos.

3. Museo Gulbenkian

Situado lejos del centro histórico, en lo que se llama avenidas nuevas, se encuentra este museo-fundación que acoge una biblioteca, un auditorio y el museo de la Sede Calouste Gulbenkian. Las edificaciones recuerdan a la arquitectura de Wright, paralelepípedos rectangulares de hormigón y granito, de estuctura aparentemente simple, áreas sabiamente relacionadas y todo rodeado por un espacio verde proyectado por uno de los mejores arquitectos paisajísticos portugu-es, Gonçalo Ribeiro Telles. Todo un oasis verde en la ciudad con grandes áreas para leer, disfrutar del aire libre, incluso cuenta con un lago y un anfiteatro al aire libre.

4. Cais das Colunas , Tajo

El final de la plaza del Comercio es un antiguo muelle con dos columnas de las que siempre ves un poco mas o un poco menos. Desde ahí se tienen unas excelentes vistas del rio Tajo, de los barrios periféricos como Barreiro, Cacilhas (una visita imprescindible para ver Lisboa)… y del puente del 25 de Abril. Andar al lado del Tejo hasta llegar debajo del puente o incluso continuar hasta alcanzar Belem para comerse sus famosos pasteles merece la caminada de casi una hora.

5. Principe Real y Praça das Flores

Porque tiene un ambiente en el que nunca te aburres ya que es el centro del “postureo”, donde se juntan modernos, gente bien, gays, empresarios… y mucha gente. El epicentro de este barrio es el jardín que al igual que el das Amoreiras también cuenta con un reservatorio de agua, per lo realmente bonito son los palacios que lo rodean, palacios que actualmente están rehabilitando para alojar pequeños centros comerciales de productos originales y exclusivos ( y por tanto, caros, muy caros)

Dentro del barrio de Principe Real, bajando por unas empinadas calles, se encuentra la “Praça das Flores” lugar que ni es turístico ni para mucha gente tendrá nada en especial, simplemente me parece un lugar con encanto, una plaza sombría con una fuente en medio y rodeada de agradables cafés y restaurantes con terraza. Pero a mi a me gusta ir a comerme un helado de Nannarella, la que para mí, es la mejor heladería de Lisboa y que está en la calle que baja hacia la Asamblea de la República.

Me dejo lugares que aunque son bonitos y hay que ir, son demasiado turísticos, como los miradores da Graça, Santa Maria do Monte o Sao Pedro Alcantara, me dejo rincones maravillos que cuando los encuentras te parecen increíble que estés en el centro de una capital Europea, como son los patios de Siza, el patio do Tijolo, o el beco de San Miguel y también me he dejado el Jardín de Estrela con su imponente Basílica, pero todos no cabían en el top5…

Deja un comentario